INFORMACIONES PRÁCTICAS

El emprendimiento social tiene como finalidad prioritaria resolver un problema social del entorno, pero utilizando la vía de la producción económica, concretada en una figura mercantil que es la empresa social.
&

Por lo tanto, el principal objetivo de una empresa social es la resolución de un problema de la sociedad, sin dejar nunca de lado la obtención de beneficios y la generación de empleo.
&nbsp

Toda persona que se decante por iniciar su aventura empresarial a través de una empresa social, debe tener en cuenta que los pasos a seguir para crearla dependerán de la forma jurídica que escoja.

Pasos para crear una empresa social:

  1. Definir en qué Comunidad Autónoma se va a establecer el domicilio de la empresa social. La legislación estatal de empresas sociales tiene una regulación diferente en cada Comunidad Autónoma, en cuanto a requisitos y ayudas.
  2. Elegir en base a qué modelo se desarrollará la empresa social, puesto que hay diversas modalidades: cooperativas, mutualidades, fundaciones, asociaciones, sociedades laborales,…
  3. En función de la figura que se elija, se tiene que acudir a la normativa correspondiente para realizar la tramitación necesaria en cada caso.

Modelos de empresa social:

Las empresas sociales que dan respuesta a necesidades del medio en el que viven pueden presentar diferentes modelos de negocio a través de los cuáles son beneficiosas para nuestra sociedad. Son muchas las empresas que son consideradas sociales por varios aspectos que presentan, pero que son muy dispares los unos de otras porque cada una ofrece una solución a un problema diferente.

Por ello, nos encontramos que empresas socialmente responsables basan sus modelos sociales en una de formas posibles que les permiten ayudar a la sociedad:

  • A través del producto o servicio: hacen referencia a las empresas que ofrecen productos que dan solución a algún problema, mejoran la eficiencia de algunos procesos de producción, aportar tecnología nueva a personas que la necesitaban, o reducen/sustituyen costes que las personas no se pueden permitir. La política de precios y el tratamiento de las personas que no se pueden permitir el producto o servicio son claves para ser considerada como empresa social.

 

  • A través del trabajo: las empresas que ponen el valor que tienen en la sociedad con el trabajo, utilizan colectivos en riesgo de exclusión, o con menos oportunidades, para realizar la actividad de la empresa. El modelo ideal consiste en estudiar las características de esos colectivos, teóricamente en desventaja, para ver en qué trabajos pueden aportar una ventaja competitiva.
  • A través de la materia prima utilizada: los modelos basados en la materia prima ofrecen productos ya existentes en el mercado, pero elaborados con nuevos materiales que sorprenden al consumidor. Es el caso de los productos orgánicos o hechos con materiales no contaminantes. Lo más interesante es conseguir que los productos sean de la misma calidad que los que se busca sustituir y que valga la pena pagar algo más por él.

 

Elementos a tener en cuenta para la viabilidad de una empresa social:

En los planteamientos iniciales de la empresa social no deben faltar estos elementos referentes a la viabilidad empresarial:

  1. Detección de oportunidades: es necesario ver dónde hay una oportunidad para saber cómo poder dar respuesta a un problema. Se debe analizar el mercado e investigar sobre el aspecto de mejora de la sociedad sobre el que influir y acotar el campo de acción, sobre todo al principio. La concreción de la actuación es indispensable.
  2. Conocer el cliente: debemos ser conscientes de que, en ocasiones, la persona que se va a beneficiar de nuestro producto no es la misma que va a pagarlo. Se debe focalizar haciendo distinción según públicos.
  3. Es una empresa, no es una ONG: es imprescindible realizar la gestión del proyecto como lo que es, una empresa. Es necesaria una dirección y una administración de la contabilidad que permita tomar decisiones sobre inversiones y gastos.
  4. Establecer un modelo de negocio rentable: al igual que todas las empresas, es necesario crear un modelo que genere beneficios, o por lo menos, que no genere pérdidas. Las empresas sociales no están enfrentadas a la generación de beneficios a través de la actividad que realizan, pero sí anteponen la solución al problema de la sociedad a la obtención de riqueza para el propio fundador.
  5. No depender de subvenciones: Es probable que al principio, las donaciones, las subvenciones y las ayudas sean indispensables para la creación e inicio del proyecto. Sin embargo, una de las claves es intentar que esta no sea la única fuente de ingresos de la empresa, ya que en el momento que desaparezcan, la empresa tampoco podrá seguir adelante. El objetivo es obtener una estabilidad financiera que permite la durabilidad de la empresa.
  6. Ofrecer un valor añadido al producto o servicio: este es uno de los puntos más importantes. Los productos y servicios que ofrecen las empresas sociales suelen tener un precio más alto por cuestiones obvias: mayor elaboración, materias más caras y acciones a favor del medio en el que vivimos. Por ello, se debe conseguir que las personas acceden a pagar un sobreprecio por el valor que posee el producto o servicio frente a la competencia.

LEGISLACIÓN SOBRE EMPRESAS SOCIALES

La legislación básica por la que se rigen las empresas sociales es la Ley 5/2011, de 29 de marzo, de Economía Social. Dependiendo de la forma jurídica que cada negocio adopte, la ley que regirá será diferente.

Leyes que corresponden a una empresa social en función de la forma jurídica que asuman:

  • Ley 44/2015, de 14 de octubre, de Sociedades Laborales y Participadas.Esta ley deroga la que hasta ahora estaba vigente: la Ley 4/1997 de Sociedades Laborales.
  • Si la empresa social adopta la forma de sociedad cooperativa, regirá la Ley 27/1999, de 16 de julio, de Cooperativas.
  • Si la empresa social se desarrolla en torno a la figura jurídica de una asociación sin ánimo de lucro, debemos acudir a la Ley 1/2002 reguladora del Derecho de Asociación.
  • Si se tratara de una fundación, la empresa social se desarrollará en base a lo estipulado en la Ley 50/2002, de 26 de diciembre, de Fundaciones.

[fuente: emprendepyme.net]

TRÁMITES PARA CONSTITUIR UNA EMPRESA DE INSERCION

 

  1. PREVIOS A LA CONSTITUCIÓN DE LA EMPRESA DE INSERCIÓN
    • La idea de negocio: es el producto o servicio que se ofrece al mercado, lo que se quiere vender, el instrumento para atraer a los/as clientes y obtener un beneficio económico. Incluye los siguientes elementos:
      • Descripción del producto o servicio
      • Necesidad que satisface
      • Descripción del valor añadido
      • Definición de clientes potenciales
      • Estudio de la competencia
    • La elección del nombre: identificar a la Empresa de Inserción con un nombre que incorpore las siglas E.I. Solicitar un certificado negativo de nombre que acredite la inexistencia de otra sociedad con denominación igual o idéntica. [Oficina del Registro Mercantil Central]
    • Elección de la forma jurídica: Sociedad Limitada, Sociedad Laboral o Cooperativa
    • Certificado bancario: Ingreso en cuenta bancaria del importe del capital social de la sociedad.

 

 

  1. DOCUMENTOS Y TRÁMITES DE CONSTITUCIÓN DE LA EMPRESA DE INSERCIÓN

 

  • Escritura Pública

Presentar en una notaría la documentación para escriturar la sociedad:

  • DNI de las personas autorizadas de la Entidad Promotora, las escrituras de la Entidad Promotora y los Estatutos de la Empresas de Inserción.
  • Acuerdo por unanimidad de la asamblea de la/s promotora/s de constituir la Empresa de Inserción.
  • Certificado negativo del nombre.
  • Certificado bancario con el número de cuenta y cantidad ingresada.
  • En las Sociedades Cooperativas para la firma de las escrituras deberán estar todas las personas socias fundadoras.
  • Estatutos de constitución.

 

  • CIF provisional

Se solicita en la Agencia Tributaria (Modelo 036) aportando los siguientes documentos:

  • Documento Acreditativo de la persona administradora de la sociedad.
  • Escritura de Constitución.
    • Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos

Se tramita en la Delegación de la Consejería de Hacienda (Modelo 600).         La cantidad corresponde al 1% del importe del Capital Social escriturado.

Las cooperativas han de solicitar la exención de este impuesto porque ya tiene este beneficio fiscal.

  • Registro de la Sociedad. Sociedades Mercantiles en el Registro Mercantil y las Sociedades Cooperativas en el Registro de Cooperativas Autonómicas.

La documentación que habrá que presentar en el Registro correspondiente sería la siguiente:

  • Escritura de Constitución y copia simple.
  • Certificado negativo de denominación social.
  • Impuesto de Transmisiones Patrimoniales pagado.

 

  • Alta en el Censo

Impreso 037 en la Agencia Tributaria que corresponda.

 

  • Impuesto de Actividades Económicas

Se liquida este impuesto en el Ayuntamiento del municipio donde está dada de alta fiscal la sociedad (Modelo 845)

 

  • Licencia de Obras y apertura del local

Cuando sea necesario se solicitan en el Ayuntamiento correspondiente.

 

  • Registro y Calificación de Empresas de Inserción
En la Comunidad de Madrid:        

 

CALIFICACIÓN 

 

– Para conseguir la Calificación Provisional como empresa de inserción, deberán acreditar el cumplimento de los requisitos de calificación establecidos en los apartados siguientes:

  1. Encontrarse inscritas en el Registro correspondiente a su forma jurídica, así como en el Registro Administrativo de Empresas de Inserción de la Comunidad Autónoma, que en el caso de la Comunidad de Madrid es el Registro de Empresas de Promoción e Inserción Laboral de Personas en Situación de Exclusión Social subvencionables por la Comunidad de Madrid.
  2. No realizar actividades económicas distintas a las de su objeto social.
  3. Contar con los medios necesarios para cumplir con los compromisos derivados de los itinerarios de inserción sociolaboral.

– Por su parte, para la Calificación Definitiva, deberá acreditarse el cumplimiento de los requisitos que se enumeran a continuación, en el plazo no superior al año desde la calificación provisional:

  1. Aplicar, al menos, el ochenta por ciento de los resultados o excedentes disponibles obtenidos en cada ejercicio a la mejora o ampliación de sus estructuras productivas y de inserción.
  2. Presentar anualmente un Balance Social de la actividad de la empresa que incluya la memoria económica y social, el grado de inserción en el mercado laboral ordinario y la composición de la plantilla, la información sobre las tareas de inserción realizadas y las previsiones para el próximo ejercicio.

INSCRIPCIÓN

Una vez obtenida la calificación definitiva, serán inscritas, de oficio, en el Registro Administrativo de Empresas de Inserción de la Comunidad de Madrid, aquellas empresas de inserción cuyo centro de trabajo se encuentre ubicado en la Comunidad de Madrid. Les será asignado un número de inscripción que es el que harán valer a la hora de solicitar las ayudas o subvenciones que convoque la misma Comunidad de Madrid para el fomento de las empresas de inserción.

 

 

 

 

 

OBLIGACIONES

 

1.- Desarrollar el Itinerario de Inserción Sociolaboral y Servicios de Intervención y Acompañamiento

 

Las empresas de inserción deberán proporcionar a los trabajadores procedentes de los colectivos desfavorecidos mencionados en la página inicial, como parte de sus itinerarios, procesos personalizados y asistidos de trabajo remunerado, formación en el puesto de trabajo, habituación laboral y social.

Estas empresas deberán tener servicios de intervención o acompañamiento para la inserción socio-laboral que faciliten su posterior incorporación al mercado de trabajo ordinario.

El incumplimiento de los requisitos exigidos para su calificación dará lugar a la descalificación de la empresa de inserción y a su baja en el Registro Administrativo de Empresas de Inserción de la Comunidad de Madrid.

2.- Registrales

Las empresas de inserción, una vez inscritas en el Registro Administrativo de Empresas de Inserción de la Comunidad de Madrid, estarán obligadas a presentar la siguiente documentación:

  1. El plan de actividades y el presupuesto de cada año con anterioridad al inicio del mismo.
  2. Las cuentas anuales, el informe de gestión y el balance social correspondiente al cierre de cada ejercicio económico, sin perjuicio de las obligaciones de depositar las cuentas y el informe de gestión en los Registros que correspondan a su forma jurídica.

[Fuente: www.madrid.org]

Están reconocidas y reguladas por la Ley 44/2007, de 13 de diciembre, para la regulación del régimen de las empresas de inserción. Así mismo, es posible que cuenten con regulación complementaria de las comunidades autónomas.

Dependiendo de la comunidad autónoma donde estén inscritas, pueden contar con ayudas económicas para parte de los costes de los trabajadores en inserción, técnicos de producción, técnicos de acompañamiento social, inversiones…..Es muy importante tener en cuenta que estas ayudas son un complemento, y que la actividad económica deberá ser sostenible para garantizar la pervivencia de la empresa.

Productivamente, pueden realizar cualquier tipo de actividad económica y operar o prestar sus servicios en cualquier parte del territorio nacional.

La ley de contratos públicos (LCP), reconoce la obligación de las administraciones (estatal, autonómica y local) de establecer un porcentaje de reserva de mercado para las empresas de inserción dentro de su volumen de contratación.

El empleo generado por las empresas de inserción para los colectivos en exclusión, tiene carácter de tránsito, es decir, el objetivo es la inserción laboral de estos colectivos en empresas convencionales.